BANDERA DE SAN FERNANDO DEL VALLE

UNA CIUDAD FÉRTIL EN SÍMBOLOS

"La creación de la Bandera de la Ciudad surgió como una iniciativa presentada por la Asociación Damas Belgranianas, ante la Secretaría de Cultura y Educación de la Municipalidad de San Fernando del Valle de Catamarca. Esta iniciativa contó con la aprobación del organismo, por considerar importante la creación de un símbolo identificatorio de nuestra ciudad, que transmita y lleve a la práctica un conjunto de realidades y sentimiento a los vecinos.
Para la ejecución de la propuesta, se implementó, en marzo de 2005 un concurso abierto, destinado a todo ciudadano que se sienta emparentado cultural y socialmente con la vida de San Fernando del Valle de Catamarca. Se designó un jurado, integrado por 9 personas, representantes de distintos organismos e instituciones del medio.
Se presentaron 170 trabajos, de los cuales se seleccionaron en una primera instancia 40 y luego 20.
Finalmente se determinó ganador por puntuación, el trabajo presentado por el Sr. Fabián Martinena, en el que el jurado destaca la síntesis lograda en base a los requerimientos establecidos por el concurso, entre otros considerandos.

La Bandera de la Ciudad, fue creada por ordenanza N° 3916/05, el 14 de julio de 2005. (...)"

Nota aparecida en "Buenos Vecinos" revista de distribución gratuita de la Municipalidad de Catamarca, Año 2 - N°7 - Pág. 9 - Abril / 2006.


Bandera de San Fernando del Valle (Catamarca) presentada en sociedad el 14 de julio de 2005



SIMPLICIDAD DE DISEÑO

Catamarca está creciendo y necesita marcar presencia en un mundo sin fronteras. Una bandera es la expresión viva de un pueblo, es la señal que se abre paso en los cielos y vuela con el viento. Una bandera es la piel de una nación y el sentir de toda su gente. Ante su presencia, nuestras almas se visten y nuestros corazones se exaltan. Con ella nos sentimos identificados porque es nuestro nombre y apellido donde quiera que nos encontremos. Es más que un sentimiento de pertenencia, verdaderamente somos parte de su trama. Una bandera es el reflejo mismo de una identidad, de un modo de ser y sentir que marca a las claras el temperamento, la idiosincrasia y la personalidad de un lugar y su gente.

Para la propuesta de bandera que a continuación se presenta, se tuvo en cuenta la simplicidad de la imagen, incluso la que luego deberá ser bordada para el caso de la bandera de ceremonia.



La necesidad de presentar un diseño simple, responde al hecho que una bandera tiene que ser reconocible, pregnante (esto es recordable, de fácil identificación) y con un alto contenido de visibilidad.

Hay que tener en cuenta que la bandera tiene que ser posible de reproducir a través de diferentes medios y técnicas. Los niños en edad escolar tienen que poderla dibujar y pintar, y a la hora de su confección manual, la misma debe resultar fácil para su aplicación en gallardetes, banderines de papel, escarapelas y collages.




FUNDAMENTACIÓN DE LA IMAGEN

"Toda cultura se basa y se asienta (o se expresa) a través de símbolos. Este complejo de imágenes se halla en un sistema que es la expresión anatómica y fisiológica cultural de un pueblo. Vivimos comunicándonos con signos verbales y visuales. Estos signos, en la mayoría de los casos, suelen cumplir las leyes de la sintáctica lingüística pero no de la sintáctica visual, dado que el lenguaje visual es mixto porque tiene signos verbales y no verbales. Cuando se perturba o altera un sistema de imágenes reemplazándolo por otro extraño a su proceso histórico, desconociendo o denegando el propio, negando sus orígenes culturales, no hacemos otra cosa que alejarnos de nuestro verdadero modo de expresión.

La semiótica es útil para establecer las relaciones entre un código y otro código, y entre un lenguaje y otro lenguaje. La necesitamos para leer el mundo no verbal, para leer una danza, una obra de arte, una ciudad o un edificio; para leer la moda, el cine; y para leer el mundo verbal en relación con el icónico no verbal."* Es por ello que teniendo en cuenta estos principios, se propone la imagen de un mitograma romboidal, conocido en las diferentes culturas que habitaron nuestro suelo como el diseño indicativo del espacio sagrado andino y que recibe el nombre de “Chakana”.
La mística surgida en torno a esta imagen de gran pregnancia y simetría, realza sobremanera el sentido localista que se quiere imprimir sobre el paño, hablando a las claras de nuestro origen, a la vez que recuerda de un modo indirecto no sólo a nuestras montañas, sino a los cuatro puntos cardinales, al cielo y a la tierra, marcando el centro mismo del todo, tomando nuestra ciudad como punto de partida y convergencia.
A pesar que la semiótica se opone a la idea de que las cosas sólo adquieren significado cuando son traducidas bajo la forma de palabras, el sentido que cualquiera puede llegar a darle a este mitograma simple pero lleno de fuerza es infinito.

Bibliografía consultada: "La simbólica en la cerámica Argentina" de Jorge Fernández Chiti -  (Ediciones Condorhuasi 1998 )

SIGNIFICADO





1) En el centro y ocupando una importante porción del paño, la imagen de un poncho catamarqueño color vicuña, prenda autóctona por excelencia, símbolo de la tierra ocre que es la piel que se teje sobre nuestra Provincia, surcada en sus flancos por dos guardas en verde simbolizando la esencia viva de su sabia.

2) A los bordes, bien definidos, dominando sus márgenes y protegiendo al poncho, se destacan dos franjas de color sangre mestiza que recuerdan nuestro origen, sin olvidar el aporte recibido de los distintos grupos inmigratorios: europeos a partir de la segunda mitad del siglo XIX, árabes y judíos en el siglo XX, y las corrientes internas procedentes de otras provincias, cuyas acciones individuales y colectivas, junto a la de los catamarqueños, hicieron posible a lo largo de la historia nuestro presente.

3) En el centro del paño se encuentra un mitograma romboide denominado “Chakana”. De construcción simple y pregnante, esta figura compuesta por ocho rectángulos, nos recuerda a los dibujos que las teleras imprimen en sus guardas. Es el símbolo mismo del espíritu sagrado de las montañas, es por ello que aquí lo vemos representado en color marrón oscuro.

4) En su flanco derecho y al final del paño, en el caso de la bandera de ceremonias, se engarzará una guía de galoncillos dorados, dándole la jerarquía que merece ostentar una bandera, a la vez que simulan los flecos mismos de un poncho.


COLORIMETRÍA

Aquí se muestra un gráfico compuesto por círculos de diferentes tamaños que representan los porcentajes de cada uno de los colores necesarios en la confección del paño resultante en la bandera de la Ciudad de San Fernando del Valle. Por cada color se especifica el número clave con el que se lo identifica y sus proporciones en cian (C); magenta (M); amarillo (Y) y negro (K) necesarios para la elaboración mecánica.





BANDERA DE CEREMONIAS


"Atentos al llamado de la historia, invocamos al viento para cantarle a la patria." Las manos esperanzadas de una juventud que sueña portando la bandera, sentirán el abrigo de un poncho amigo cubriendo sus espaldas.
Se sugiere que el alumno abanderado lleve sobre sus hombros la prenda que sirvió de simiente para la confección de tan sublime enseña. Rendiríamos así un homenaje al poncho, porque además de todo cuanto esta prenda significa, sería una forma de iniciar a los jóvenes en la defensa de nuestros valores, nuestras tradiciones y nuestros símbolos.
Se deberá interpretar esta sugerencia como la reivindicación de una prenda tan singular, importante y representativa de Catamarca a nivel nacional e internacional. A continuación se presenta los complementos que conformarán el atavío que deberá lucir el joven abanderado portador de la enseña de la Ciudad Capital.



Para datos referidos a la Bandera de la Provincia de Catamarca, clik a continuación: